El sector ve la puerta abierta a la anulación del decreto tras admitir el Gobierno que aplicó un recorte de 1.700 millones a las energías limpias sin los informes que encargó.

Ver más en La Voz de Galicia